¿Sin tiempo para el gimnasio? Aprovecha estas actividades cotidianas

Si ir al gimnasio te suena a rascarte la espalda en donde no llegas, no te preocupes. Lo que debes saber es que existen actividades cotidianas que te pueden ayudar a tonificar tu cuerpo de forma liviana. Recuerda que el ejercicio completo y la alimentación balanceada es algo que no debes de ignorar.

  • A pie o en bicicleta: analiza la posibilidad de movilizarte caminando o en bicicleta hacia tu lugar de trabajo. Considera la seguridad y distancia para que sea un inicio satisfactorio. Ésta sería una rutina excelente y muy ecológica para tu día a día.
  • Las paradas de autobús: si te movilizas en autobuses, una saludable opción puede ser que te bajes unas cuadras antes de tu parada habitual para dar una caminata y llegar al trabajo con una actitud más activa.
  • No abusar del elevador: muchas personas que laboran en grandes edificios (y que no realizan ejercicios regulares) suelen dar por sentado la opción del elevador. Pero esta puede ser una excelente excusa para recorrer algunas gradas y hacer circular la sangre, un nivel a la vez.
  • Estacionamientos: por muy contradictorio que parezca, manejar por mucho tiempo puede ser agotador. Pero en tu día a día también puedes parquearte unas cuadras antes de tu destino para hacer el último tramo a pie.
  • La clave de moverse: si trabajas sentado podrías levantarte cada cierto tiempo para caminar un poco dentro de tu oficina o área de trabajo. Esto estimula la circulación sanguínea en tus brazos y piernas. Asegúrate de  tomar agua (muy importante) y de estirar las piernas para animarte.
  • Ejercicios estacionarios: libera la tensión haciendo ejercicios de estiramiento. Levanta los brazos por encima de tu cabeza (como si quisieras tocar el cielo) y quédate así por al menos 10 segundos. Repite esto al menos 5 veces.
  • Objeto antiestrés: considera adquirir pequeñas pesas que puedas utilizar en tu trabajo. Recuerda mantener tu codo pegado al cuerpo al utilizarla. En su defecto, unas pelotas de presión o hand grip (resorte manual de presión) siempre serán buenas opciones antiestrés para desconectarte por un momento.
  • Natación: aunque esta actividad suene a ejercicio formal, la realidad es que muchas personas aún disfrutan como niños de uno de los ejercicios más completos que existe. Además, un chapuzón de rutina fortalece todos nuestros músculos, especialmente el corazón.

Cualquier ejercicio hace que nuestro organismo libere una sustancia química llamada endorfina, esta produce una sensación de tranquilidad y dinamismo. Esto se traduce a que mayor actividad física ofrece menos estrés, además de ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares, respiratorias o diabetes, entre otras.

¡Súmate a estas iniciativas saludables!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s