El valor de una rutina sana para los niños

“La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida”. R. Dreikurs

Está comprobado científicamente que somos seres de costumbre. Si hablamos de niños, es importante resaltar que una rutina les ayudará a sentirse cómodos, seguros y tranquilos en el entorno en el que conviven. Pero ¿qué otros motivos hay para incorporar una rutina en su vida diaria?

  • Cuando una rutina se sigue paso a paso, los niños aprenden excelentes hábitos de responsabilidad y autodisciplina; además, valorarán mucho más los efectos positivos de sus logros.
  • Poco a poco se volverán más independientes y tendrán más confianza para desarrollar actividades por sí mismos.
  • Tener rutinas les favorecerá a entender el mundo que los rodea, por lo tanto, los ayudará a tener un desarrollo cerebral saludable.
  • No conocen el orden de las cosas cuando nacen, por lo que los adultos debemos enseñarles a organizar su vida mediante horarios.

¿Cuándo podemos establecer rutinas a nuestros hijos?

Muchos expertos nos aconsejan empezar desde el momento en que nacen. Por ejemplo, establecer un horario para comer y dormir. Estas rutinas beneficiarán tanto a los niños como a los mayores ya que les da cierta estabilidad emocional.

Con el inicio de las clases es todavía más importante establecer rutinas que le ayudarán a los niños a tener mejores hábitos de conducta. Aquí te damos algunas ideas:

  1. Es importante que los niños duerman un mínimo de 10 horas diarias para que puedan recuperar las energías y mejorar su desempeño en el colegio o escuela. Además, los niños que tienen un horario específico para ir a la cama duermen mejor, ya que esto les crea una especie de reloj interno.
  2. Crear rutinas de higiene, como lavarse las manos después de ir al baño, limpiar si ensuciaron algo, recoger sus juguetes y colocar la ropa sucia en un canasto establecido.
  3. Tener un horario diario para dedicarle a la lectura es muy importante. Leer con los niños no solo les desarrollará el amor por la lectura, también estimulará su imaginación.
  4. Fijar una rutina para pasar tiempo con la familia, jugando, hablando o haciendo cosas divertidas estimulará el desarrollo emocional y social de los niños.
  5. Establecer un horario específico para las pantallas. Es decir, limitar el tiempo que los niños pasan frente a la televisión y los videojuegos.

Algo que debes tener claro es que no siempre podremos cumplir exactamente con todas las rutinas. Puedes ser flexible en días especiales o celebraciones, pero debes explicarles por qué nos estamos saltando algunas actividades para que entiendan el cambio. Del mismo modo, cuando queramos agregar una nueva rutina (algo que es deseable cada cierto tiempo) es importante que dediques un momento para explicarles qué es lo que debe hacer y responder a sus dudas o posibles quejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s