Aprende juegos de estimulación temprana

Es indudable que, pese a cualquier adversidad, los bebés dan alegría en nuestras casas. Disfrutar tiempo de calidad con ellos, ayudándoles a estimular su cuerpo y mente, puede ser el pasatiempo más divertido y saludable si sabes cómo hacerlo.

Conoce algunos juegos básicos que te permitirán ejercitar las funciones motoras y cognitivas en diferentes etapas de tus hijos.

Motricidad fina: Son movimientos más precisos y finos que realiza con manos y dedos.

  • Utiliza juguetes u objetos sonoros que pueda examinar con sus propias manos, procurando que estén limpios ya que, naturalmente, se los meterá a la boca.
  • Ofrécele objetos con diferentes texturas, tamaños  y consistencias como esponjas, cucharas, plástico, madera, etc.
  • Permite que coma solo (no podrás evitar un pequeño desastre) alimentos como cereal, zanahoria, galletas, etc.
  • Con la supervisión adecuada, permite que introduzca objetos pequeños en recipientes. Dale plastilinas para moldear y papeles que puede romper y arrugar a placer.

Motricidad gruesa: Son los movimientos amplios de su cuerpo, piernas y brazos.

  • Colócalo boca abajo en una superficie firme y llama su atención para intentar que se voltee.
  • Ponlo boca abajo sobre una almohada, toalla o cobija enrollada bajo su pecho, e intenta que tome un juguete con una mano y se apoye con la otra.
  • Anímalo a sentarse tomando y halando suavemente sus manos cuando esté acostado.
  • Siéntalo bien apoyado para comer, platicar o vestirlo. De modo que utilice sus músculos y aprenda a mantenerse derecho por sus propios medios.

Lenguaje: Relacionado con su capacidad de comunicarse y hablar.

  • Imita todos los sonidos que haga con un tono suave para animarlo a seguir haciéndolos.
  • Observa cuidadosamente sus gestos y refleja tus sentimientos con expresiones intensas.
  • Sonríe y háblale en todo momento, siempre sabrá cuando te diriges a él.
  • Siempre que puedas, cántale en tus brazos y nombra los objetos a su alrededor.

Habilidades socio-afectivas: Es su capacidad de relacionarse con otros, expresando sentimientos y emociones.

  • Llévalo a lugares donde hayan más niños (preferentemente de su edad) para que puede convivir y jugar con ellos.
  • Permítele ayudarte con tareas sencillas como limpiar, regar las plantas, sacudir o guardar sus juguetes.
  • Ayúdalo a diferenciar y comprender qué objetos son suyos y cuáles son ajenos.
  • Procura hablarle por su nombre e invita a otras personas a hacer lo mismo.

El ambiente ideal

Al realizar estas actividades toma en cuenta que estas sugerencias te ayudarán a lograr la mejor atmósfera para ese tiempo de calidad con tus pequeños:

  • Escoge un lugar seguro e iluminado.
  • Deja pasar al menos 30 minutos después de que haya comido.
  • Festeja y premia cada pequeño o gran logro obtenido.
  • Involucra a las personas más cercanas para enseñarles y aprender en familia.
  • Procura hacer una  rutina diaria o por lo menos tres días a la semana.
  • Realiza los ejercicios al menos unas cinco veces por juego.
  • Pon música, canta, haz algunas rimas o intercala diversos juegos.
  • Usa tu imaginación para diseñar tus propios juguetes y ejercicios.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s