Bonsái: el placer de construir un árbol, segunda parte

“Un Bonsái, obra de arte viviente, es una creación artística lograda con sentido estético y destreza, que busca extraer de la belleza natural de una planta todo su esplendor,” Kenyi Murata.

 

En la primera entrega te explicamos cómo iniciar tu proyecto de bonsái a partir de esquejes y  los cuidados que necesitan hasta que cumplan el primer año, en esta oportunidad nos enfocaremos en la técnica del primer trasplante.   

A estas alturas, cada esqueje habrá alcanzado los 20 centímetros de alto y 3 de ancho, estará completamente preparado para ser trasplantado. A continuación te enseñaremos cómo hacerlo:

 

Elige la maceta

Por ser un tronco joven necesita una maceta suficientemente grande para crecer. Conforme vaya madurando se irá modelando y adaptando a vivir en macetas cada vez más pequeñas. Así es que no importa tanto la estética, por lo que puedes conseguir una de cerámica o incluso de plástico que tenga orificios de drenaje.

 

Prepara la tierra

Es importante que inviertas en este elemento indispensable ya que la mezcla correcta será la clave para mantener la salud del árbol. Debe contener tierra, grava fina y compost orgánico. En algunos viveros locales puedes encontrar mezclas especiales para bonsái compuesta de tierra, arcilla, arena y brosa.  

 

Trasplanta

Lo ideal es hacerlo iniciando la primavera, antes de que la planta reanude su crecimiento. Veamos el procedimiento paso a paso.

  1. Extrae con cuidado el árbol de la maceta; si lo has regado constantemente la tierra estará húmeda y será más fácil.  
  2. Despedaza ligeramente el cepellón (masa de tierra pegada a las raíces), sin eliminar toda la tierra para no lastimarlo.
  3. Poda las raíces largas y verticales hasta en un ¼ de su tamaño para obtener un crecimiento más compacto.
  4. Coloca la planta al centro de la maceta y sujeta firmemente la base del tronco con alambre de hierro asegurados en los orificios del drenaje para que quede inmóvil.   
  5. Añade la mezcla del suelo hasta cubrir 1 centímetro del borde de la maceta.
  6. Riega abundantemente hasta observar que el agua que sale por los orificios de drenaje es transparente.

 

Cuidados posteriores  

Protege la planta del sol o los vientos fuertes,  revísala para verificar que se está desarrollando a la perfección y riégala constantemente.  

 

Cuando se desarrollen sus raíces notarás que el cepellón comenzará a salirse de la maceta, esto te indicará que es el momento de un nuevo trasplante y de hacer el modelado que definirá el estilo estético que tendrá el bonsái.

 

Finalmente abócate a aficionados de los bonsáis con experiencia o a un especialista para que te ayude a hacer los toques finales.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s