Bonsái: el placer de construir un árbol

Aprende cómo poner en práctica este antiguo arte chino que consiste en la reducción del tamaño de árboles y plantas.

Si alguna vez te has preguntado: ¿por qué los bonsáis son tan caros?, después de leer este artículo lo entenderás.  Formar uno de estos arbustos conlleva un proceso largo, cuidadoso y que solo se logra transformando paulatinamente el tronco, las hojas y las raíces.

Lo gratificante es que después de mucha paciencia y tanto trabajo, si se hace de la forma correcta llegará a sobrevivir el tiempo que dura la especie en su estado normal que puede durar más de cien años.  Estos consejos básicos te servirán para hacer tus primeros intentos.

 

Elige la mata que deseas transformar

Los expertos en bonsáis dicen que cualquier especie de árbol o arbusto pueden ser modificadas para que permanezcan pequeños al plantarlos en macetas, así como podando sus hojas y raíces. Los preferidos por los aficionados son los que poseen hojas pequeñas y son resistentes al cultivo en macetero,  Así es que puedes elegir algunas de ellas: pino silvestre, arce, olmo, azalea, olivo y enebro.  

 

Usa la técnica Sashiki (bonsái con esqueje)

Aunque existen varias técnicas, esta es la que más te conviene para iniciar. Ya que permite un crecimiento más rápido de un tronco maduro para utilizarlo como material base para el bonsái.

Un esqueje es un tallo, rama, o retoño que se saca de una planta para introducirlo en la tierra y así volver a reproducirla. El primer paso que realizaremos será extraer varios esquejes de un árbol fuerte y sano, preferiblemente de una rama madura y gruesa, para que los bonsáis parezcan de una edad más avanzada. El tamaño de cada esqueje debe ser de entre 5 a 10 centímetros de altura y de 2 a 5 milímetros de grosor.

Es importante plantarlos en macetas que no rebasen los 15 centímetros de profundidad y que tengan orificios de drenaje. La tierra debe contener arena grava y compost orgánico que puedes adquirir en los viveros, riégalos abundantemente con una regadera fina para no remover la superficie de la tierra y espera a que desarrollen raíces.

 

Cuidados que necesitan

  • Coloca las macetas en el exterior y protégelas de la luz solar directa.
  • Al momento de regar procura que la tierra quede húmeda mas no empapada
  • Si es el caso, saca con cuidado los esquejes que murieron.
  • Durante el verano aplica fertilizante a cada mata en pequeñas cantidades.
  • Revisa minuciosamente cada planta para evitar el aparecimiento de insectos, enfermedades o mala hierba.  

 

Después de un año estarán listos para ser trasplantados, en el siguiente artículo te enseñaremos cómo hacerlo.  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s