¿Qué hago si mis hijos no comen bien?

Si la hora de la comida representa una tortura para tus pequeños no te preocupes, con un toque de paciencia y creatividad  lograrás que poco a poco le vayan agarrando gusto a los alimentos.

 

En más de alguna ocasión nuestros hijos atraviesan la etapa de “no me lo quiero comer”, el secreto está en tu astucia y manera de presentarles los platillos, dale un vistazo a estas ideas:

 

Busca la causa

Lo primero que debes hacer es estar segura si se trata de un problema de salud o una mala costumbre. Los niños enfermos por lo regular no tienen apetito,  están decaídos y  no quieren jugar. Si lo consideras necesario, aprovecha tu próxima cita médica para verificar la salud de tus pequeños y si fuera el caso darles vitaminas. Si al contrario, es evidente que se trata de un capricho, la solución será aún más sencilla.

 

Crea un menú para la semana

Esto no solo te ayudará a cuidar la salud y economía de toda la familia, sino que será la oportunidad  para elegir los grupos de alimentos indispensables para una buena nutrición tales como: frutas, verduras, lácteos, proteínas, granos y cereales, etc.

 

Cocina con ellos

A los niños les gusta participar en cualquier actividad que involucre algo nuevo, asígnales tareas de acuerdo a su edad y capacidades. Cuando estés cocinando seguramente les darán muchas ganas de probar lo que hicieron.

 

Elabora alimentos variados y atractivos

Experimenta con sabores, texturas, colores intensos, etc., utilizando diferentes ingredientes. Cuando tengas un poco más de tiempo usa la comida para elaborar sus figuras favoritas.

 

Cocínales en casa lo que más les gusta

Sorpréndelos con su comida favorita hecha en casa, qué tal una pizza vegetariana con pan pita, pan sándwich integral o chapata; deditos de pollo y papas horneadas; helados de frutas y yogur; hamburguesas al carbón, acompañadas de vegetales frescos; las ideas son infinitas.

 

Disimula las verduras

Si definitivamente le cuesta trabajo comerse las legumbres, mézclalas con salsa de tomate, con pasta o  sírvelas en cuadritos en las sopas, la idea es que no desaparezcan del mapa y poco a poco se vaya acostumbrando a ellas.

Recuerda que a los niños les encanta imitar todo lo que tú haces, si te alimentas sanamente tarde o temprano ellos también lo harán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s